Archivo | [redes RSS for this section

LOW3 // Escuela Técnica Superior de Arquitectura del Vallés (UPC)

La casa solar energéticamente autosuficiente LOW3 de la UPC tiene como objetivo mucho más que una independencia energética durante su funcionamiento. A base de un exhaustivo análisis de ciclo de vida (ACV) de sus materiales y componentes, una optimización de su proceso de construcción, y un concepto adaptable a cambios de usos, ampliación, actualización tecnológica, reutilización y reciclaje en un futuro se creará un nuevo concepto de vivienda sostenible.

El concepto realizado además permitirá la traducción de sus principios a una conformación urbana de más densidad, apostando claramente por un uso racional del territorio en el desarrollo de nuestras ciudades.

Se vincula el proyecto SD EUROPE 2010 a varios proyectos y grupos de investigación existentes tanto en el Campus de la Escuela Técnica Superior de Arqutiectura del Vallès en Sant Cugat como en otros centros de la UPC y grupos colaboradores externos, creando una máxima sinergia entre conocimientos y disciplinas, así como entre investigación y docencia.

Un concepto bioclimático de bajo consumo energético se une tanto a un bajo impacto ambiental del edificio durante su ciclo de vida, como a unas soluciones constructivas y tecnologicas de bajo coste, perfectibles en el transcurso de su vida útil.

LOW ENERGY

Una arquitectura solar pasiva en conjunto con una optimización bioclimática minimiza la demanda energética de la casa solar LOW3.
Una exploración innovadora de la habitabilidad de los espacios intermedios forma parte de un concepto de vivienda particular de la propuesta LOW3.
La tecnologia fotovoltaica integrada en el edificio (BIPV) junto con sistemas solares térmicos permiten la autosuficiencia energética del proyecto.

LOW IMPACT

Se minimiza el impacto ambiental tanto en su funcionamiento como en su construcción, gracias al uso de materiales sostenibles y a la alta eficiencia energética del proyecto.
Se persigue el objetivo de cerrar al máximo los ciclos de materiales y agua.
Se apuesta por soluciones tecnológicas “low tech” con el uso de materiales locales y renovables, y sistemas constructivos sencillos y eficaces.

LOW COST

Los sistemas constructivos modulares y flexibles prefabricados permiten una gran versatilidad del proyecto durante todo su ciclo de vida. La facilidad de transformación, ampliación y reorganización de los módulos permite adaptarse a las necesidades cambiantes de sus ocupantes, creando un sistema habitacional perfectible.

//fuente: WWW.LOW3.UPC.EDU

+info: www.solardecathlon.upc.edu | www.sdeurope.org |

Ark Hotel // Broad Sustainable Building

Una constructora china levanta un edificio de 15 plantas en solo dos días.

Broad Sustainable Building edifica el nuevo Ark Hotel en algo más de 46 horas y media.

Parece algo salido de una película de ciencia ficción, pero es una realidad en China. La empresa Broad Sustainable Building, que ya demostró su capacidad tecnológica durante la construcción de su pabellón para la Expo de Shanghai, ha roto un nuevo récord en la construcción de edificios.

El nuevo Ark Hotel de quince plantas ha sido levantado en menos de dos días. En algo más de 46 horas y media, ha sido alzada la estructura de las plantas, aunque para la fachada se ha necesitado casi el doble de tiempo; cerca de cuatro días para revestir el edificio al completo.

Pese a la rapidez en su construcción, la compañía BSB asegura que la edificación es totalmente segura. Así, aseguran, el edificio ha pasado el nivel 9 en las pruebas de resistencia contra terremotos, gracias al refuerzo de su estructura en diagonal, a su poco peso y a su construcción en acero.

Además, ofrece seis veces menos elementos de construcción, siendo sus materiales mucho más ligeros (250 kg/m2) que los tradicionales (1.500 kg/m2). Los pisos y las paredes son sólidas, herméticas e insonorizadas, ofreciendo una eficiencia energética cinco veces superior a una construcción corriente, según los datos de la compañía. Esto es posible gracias a la inclusión de 150 mm de aislamiento térmico en las paredes y techos, triples ventanas de plástico, protección solar exterior y aislamiento térmico para mantener la temperatura.

Seis enormes grúas se han utilizado continuamente para situar cada uno de los módulos que conforman las plantas y que se ensamblan en una fábrica. La compañía china ha presentado su obra como “el primer edificio en la historia humana que combina en sus estructura materiales respetuosos con el medio ambiente”. Para demostrarlo, durante su edificación sólo se ha desperdiciado un 1% de residuos en los materiales.

//fuente: WWW.PUBLICO.ES

Compartir, coordinar, cooperar, colaborar

por ANDRES SCHUSCHNY

La época actual nos impone reflexionar sobre los alcances e implicancias de la acción mancomunada. ¿Qué duda cabe de ello? La web 2.0, los medios sociales, las redes, etc. despertaron un deseo atávico en cada uno de nosotros quienes a diario intercambiamos enlaces con información, opiniones y reflexiones realizadas en clave de 140 caracteres (via Twitter) o post de todas las extensiones y temáticas posibles en cuanto medio y redes sociales tenemos a disposición.

Hoy en día, mucho del discurso 2.0 tiende a confundir palabras como compartir, la coordinación, la cooperación y la colaboración, términos estos que quedan sobresimplificados y amalgamados al amparo de las nuevas formas de comunicación que tenemos a nuestro alcance. Pero ojo al piojo, pues puede haber grandes diferencias entre los significados y sentidos de estos términos. Es por eso que, a mi humilde entender es importante reflexionar sobre las diferencias que pueden existir entre ellos para dar luz sobre los ámbitos y alcances que cada uno de estos conceptos posee.

Compartir

Supone un cierto sesgo hacia la pasividad. Para compartir no es necesario actuar. Uno puede compartir sin siquiera saberlo, tal es lo que sucede con los directorios que abrimos al universo P2P. Es desde esos directorios donde ponemos los archivos que deseamos ofrecer al ciberespacio por reciprocidad y deseo de amplificar el poder del ancho de banda de las redes P2P. A lo sumo, compartir puede suponer el envió, en calidad de infomediario, de contenidos ya trabajados o producidos por uno mismo o por otros, cuyo costo hundido ya fue solventado y cuyo destino es irrelevante para quién media. Es por eso que el acto de compartir se realiza en el escenario o contexto estocástico en el que prima la aleatoriedad o la ignorancia
del mediador.

 

Coordinar

Cuando se debe realizar determinada acción o tarea concreta en la que las relaciones de causa y efecto son bien conocidas estamos en presencia de un contexto simple. Toda vez que para realizar esa labor se necesite la participación de varias personas, esta deberán ser coordinadas de alguna forma. Por lo tanto, la coordinación es un comportamiento colectivo mancomunado que opera en sistemas simples. Véase la figura (que es una adaptación de un slide una de mis presentaciones del curso de planificación estratégica).

 

Cooperar

Cuando todavía hay relaciones de causa y efecto que, a pesar de estar distanciadas en tiempo y espacio, pueden ser plenamente conceptualizadas, aunque requieran cierto esfuerzo en su elaboración es posible obtener una gama de respuestas y acciones posibles. Entramos en el reino de los expertos, donde la cooperación se torna en una herramienta eficaz. Es decir que la cooperación tendría su ámbito de acción en aquellos problemas claramente definidos (aunque complicados) y cuyo objetivo final contundentemente claro aunque se requiere del la ayuda de otros para alcanzarlo.

 

Colaborar

Así pues, la colaboración correspondería al ámbito en el que la cuestión a considerar es compleja o caótica (y en cierta forma débilmente definida). En un sistema complejo las relaciones de causa y los efectos que son tan intrincadas y entrelazadas que las cosas sólo tienen sentido en retrospectiva.

Un sistema complejo o caótico tiene ciertamente bases determinísticas, sin que por ello, el azar, particularmente el surgido de las intencionalidades múltiples también participe. Sin embargo, puede ser impredecible y puede escaparse el detalle de su dinámica y evolución. Con todo es posible identificar en ello, patrones, comportamientos emergentes y principios de organización intrínseca. Postulo pues que para diseñar, gestionar y aplicar un orden complejo requiere de la acción de colaborar, ya que, independientemente de las horas que destinemos al análisis, no sabremos ni podremos trabajar un sistema complejo o caótico desde la dirección del detalle.

¿Qué es entonces la colaboración? Es cuando un grupo de personas se reúnen, sea real o virtualmente, e, impulsadas por el mutuo interés, de manera constructiva se vuelcan a explorar nuevas posibilidades a ser creadas en un contexto complejo, algo que no podrían hacer de otra forma, por cuenta propia o coordinando o convocando a otros a cooperar. Un factor importantísimo en toda iniciativa colaborativa es entonces el del mutuo interés por alcanzar alguna meta o logro común y la motivación de cada uno que se potencia en la acción colaborativa. Es a partir de esta energía motivacional que empresas como Google han institucionalizado la colaboración permitiendo que sus empleados participen en un 20% de su tiempo en proyectos en los que desean participar, más allá de sus propias responsabilidades establecidas.

La colaboración funciona bien para situaciones complejas porque el estilo de trabajar colaborativamente coincide con la naturaleza extendida y emergente de las cuestiones que se plantean es tales situaciones complejas. La complejidad es imprevisible. La colaboración también, pero además es adaptable. La complejidad es desordenada y diversa. La colaboración convoca a la diversidad y la creatividad de las personas que improvisan e innovan.Eso sí, la colaboración será virtuosa, cuando el conocimiento y la información se comparten y cuando los nodos participantes esten internamente coordinados y los subsistemas intervinientes cooperen entre sí. En tal sentido, es posible establecer una relación holonómica entre el compartir, coordinar, cooperar y el colaborar.

La colaboración no es el mejor enfoque para toda situación, no es la panacea. Es cuando las cosas son realmente complejas que la colaboración es más eficaz. Aunque, en un mundo cada vez más conectado, más hiperacelerado y movil lo que tiende a primar es la complejidad. Es por eso que la colaboración tiene cada vez más un rol proponderante en las relaciones y acciones que toda organización debería internalizar.

Luego de este análisis pareciera que, si bien los términos, pudieran estar relacionados, lo único que poseen en común es que empiezan con “C”.

//autor: ANDRES SCHUSCHNY

//fuente: WWW.HUMANISMOYCONECTIVIDAD.WORDPRESS.COM

Articulated Cloud // Ned Kahn

En el Pittsburgh Childrens Museum, la fachada, compuesta por miles de piezas translúcidas de plástico blanco que se mueven en el viento, pretende sugerir que el edificio ha sido envuelto por una gran nube digital.

Si Nueva York puede hacerlo, lo puede hacer cualquiera

Historia de 

Si queremos transformar nuestras ciudades en lugares más vivibles y menos contaminados, el ejemplo de Amsterdam o Copenhague ya no vale. Podemos aprender mucho de ellas pero ambas llevan desarrollando políticas urbanísticas consensuadas durante los últimos 50 años. Tiempo del que no disponemos el resto de ciudades si realmente queremos cambiar nuestro modelo de desarrollo.

Además, las dos siempre suscitan las mismas reacciones de los escépticos. “Son países pequeños y muy civilizados, eso nunca funcionará aquí” o “son ciudades muy planas y manejables. No se puede trasladar a ciudades con 10 millones de habitantes”.

Por eso necesitamos un ejemplo más complicado. Uno que por fin convenza a los escépticos de que es posible hacer ciudades más vivibles y sostenibles en cualquier lugar del mundo independientemente de su cultura.

Por suerte, ese ejemplo ya existe. Durante los últimos cuatro años, Nueva York ha puesto en marcha uno de los planes más ambiciosos en su historia que ha significado la implantación de cientos de kilómetros de carriles bicis, más espacio peatonalizado y un sistema renovado de autobuses exprés con el objetivo de hacer una ciudad más vivible.

Todo esto no hubiera sido posible sin Janette Sadik-Khan, consejera de transportes de Nueva York, que bajo la tutela del alcalde Bloomberg, ha trabajado incansablemente para hacer realidad esta visión.

La transformación todavía está en marcha pero ¿qué podemos aprender de la experiencia de Nueva York? Aquí algunas claves:

Un plan claro y visión a largo plazo:

En 4 años Sadik-Khan ha instalado más de 442 kilómetros de carriles bici. El objetivo, avalado por el alcalde Bloomberg, es que todos los neoyorquinos vivan a 10 minutos a pie de un espacio abierto de calidad.

Para conseguirlo han creado un programa de plazas para transformar espacios y aceras infrautilizadas. El departamento de transporte acepta propuestas de la comunidad de vecinos en cada barrio para proponer iniciativas e ideas para distintos lugares de la ciudad. “Estos planes consisten en crear plazas verdes, o un lugar para leer o disfrutar de un café en fracciones de calles que no son claves para mover el tráfico”, explicó Sadik-Khan en un artículo en LA Streets Blog.

Su trabajo no solo se limita a implantar carriles bici. Ya está trabajando en nuevo sistema de señalización para peatones en la ciudad, un sistema de software que permite a los ingenieros de tráfico ajustar los semáforos de forma remota, y un programa de alquiler de bicis públicos.

“Mientras que los edificios, parques e instituciones culturales de Nueva York reciben mucha atención, se dedica menos consideración al terreno más importante de una ciudad: sus calles y sus aceras que equiparan el 80% del espacio público de la ciudad”, dijo Janette Sadik-Khan en NYC’s Plaza Program.

Se necesitan líderes cualificados y con experiencia en el campo del urbanismo:

Sadik-Khan tiene todos esos requisitos. Fue CEO de Parsons Brinckerhoff, una de las compañías más importantes del mundo en el sector de infraestructura de transportes. “Su experiencia en el sector privado parece haberla enseñado que aportar resultados es más importante que intentar agradar a todo el mundo. Hasta los neoyorquinos más opuestos a sus medidas admiten que consigue lo que propone”, explica un perfil sobre ella escrito en Slate.

Apoyo y visión compartida con el alcalde de la ciudad:

Sadik-Khan ha contado con el apoyo casi incondicional del alcalde Michael Bloomberg, fundador del gigante periodístico Bloomberg. Un buen responsable de transporte no puede hacerlo sin el beneplácito de los que mandan.

Un afán por experimentar:

El departamento de transporte también ha dado vía libre para hacer experimentos implantando terrazas temporales en plazas de aparcamiento en la calle (vía Good).

“El concepto es sencillo: el espacio en la calle es limitado y valioso (…). El Ayuntamiento está evaluando si el mejor uso para el espacio en aceras pequeñas es aparcamiento para coches”.

Cada espacio se patrocina por negocios locales y, según el departamento de transporte, proporcionaron un incremento del 14% en ingresos para ellos. Sentarse en las sillas es gratuito y no requiere comprar una consumición.

El plan se inspiró en una iniciativa similar en San Francisco llamadaParklet, que lleva unos años convirtiendo plazas de aparcamientos en la calle en pequeños cafes y zonas verdes.

El departamento se ha involucrado de lleno, además en explorar nuevas formas de compartir coches. Desde octubre de 2010, más de 300 empleados han compartido 25 coches de la empresa Zipcar para realizar sus funciones durate el horario de 7 de la mañana a 6 de la tarde, según una noticia deSpringwise. No solo permite ahorrar costes, también ha ayudado al departamento a tener más claro cómo enfocar su estrategia al respecto. El objetivo final es que todos los trabajadores municipales de Nueva York utilicen empresas como Zipcar para moverse por la ciudad.

Cambiar el concepto de lo que significa ser consejero de transportes:

“Antes de que llegara Janette Sadik-Khan, el trabajo de ser consejera de transporte era bastante fácil: mantén el tráfico en movimiento”, explicaSlate.

Ahora la consejera de transportes busca un modelo más equitativo que tenga en cuenta las necesidades de todo el mundo. “Se trata de buscar el equilibrio. Un tercio de neoyorquinos caminan, otro tercio usa transporte público y el resto conduce. El espacio de la calle no está distribuido para reflejar eso”, explicó en una entrevista con Grist.

Una de las claves es mejorar la seguridad, algo que se ha conseguido reduciendo los límites de velocidad y haciendo carriles separados del tráfico. “No puedes animar a las personas a coger la bici si no se sienten seguras o  promover que más gente coja el autobús si piensan que las calles son peligrosas”.

No se necesitan grandes sumas de dinero:

“Hemos hecho buena parte de los cambios con tratamientos low cost. Pintando las plazas, plantando árboles, reutilizando espacios. Puedes hacer mucho sin grandes presupuestos. La gente está harta de esperar muchos años para ver cambios”.

Todos los proyectos que implanta se consultan con la comunidad de cada barrio:

Esto permite aumentar el apoyo popular a sus iniciativa y adaptarlo a las necesidades de cada barrio.

Prueba y error:

Muchos de los proyectos, como la peotanlización de Times Square o la creación de algunos carriles bici, se lanzaron de forma temporal para ver su impacto. Todos han tenido tan buena acogida que sus detractores no han podido paralizar su permanencia.

Rodéate de buenos consejeros:

Uno de los asesores de Sadik-Khan es Jan Gehl, uno de los principales artífices de la política urbanística de Copenhague y una referencia en estos temas con más de 40 años de experiencia.

Hay que estar preparado para hacer fente a los detractores:

Los medios de comunicación de Murdoch han buscado todo tipo de excusas para paralizar los planes de Sadik-Khan:

“¿Es Janette Sadik-Khan, la mujer de la bicicleta psicótica que lidera el departamento de transporte de la ciudad, una loca?, se preguntó Andrea Preyser en un artículo de opinion publicado en New York Post, una reacción típica del periódico a los planes de la consejera de transportes.

Estos medios se han empeñado en hablar de una guerra al coche en la ciudad.

A mediados de agosto, un juez desestimó una demanda de un grupo de residentes adinerados de Brooklyn contra la construcción de carriles bici en la zona de Prospect Park West, a pesar de que una encuesta realizada en diciembre reveló que un 70% de los residentes están a favor de su implantación. El caso se bloqueó debido a algunos tecnicismos legales pero demuestra que siempre habrá grupos de personas opuestas al plan. (Vía: The New York Times).

Luchar contra esas acusaciones no es complicado apoyado por datos racionales:

Lejos de existir una guerra contra los coches, según los cálculos de Streets Blog, solo un 0,5% del espacio total de calles ha sido asignado a carriles bici, peatones y autobuses durante los 4 años que lleva Sadik-Khan en su trabajo. Acallar la histeria de unos pocos no tiene por qué ser complicado dado que ella y su equipo están convencidos de que existe una mayoría silenciosa que apoya estas iniciativas.

Prepara buenos argumentos para tu defensa:

El trabajo de Sadik-Khan cuenta con muchos datos positivos a la hora de justificarlo. En algunas zonas de Nueva York, la fluidez del tráfico ha mejorado. Los negocios en las zonas peatonalizadas han reportado mayores ganancias y las muertes por causa del tráfico han bajado en un 20% en los últimos años son solo algunos de los datos positivos que juegan a favor de la consejera de transportes.

//artículo: WWW.YOROKOBU.ES
//autor: